Escrito el 15.07.14 a las 13:50

Ticos después de la muerte

Antonio Moyano Reina nació en Puente Genil ocho años antes de la guerra española. Fue un hombre de vida azarosa. Jugador bon vivant y atractivo, se hizo futbolista trotamundos de Segunda y Segunda B. También era torero: un día llevó a su familia para que le viesen cómo toreaba a una vaquilla y, tras verla, salió corriendo de la plaza. Su marcha del país en la dictadura fue azconiana. Bajo la sospecha de hacer estraperlo con coches Mercedes procedentes de Gibraltar, se dirigió con un cochazo a la frontera, recogió a una pareja de guardia civiles de la tormenta y, al llegar a la raya, en el puesto entendieron que era hombre de mando y lo dejaron pasar con honores.

Costa Rica después de la gloria, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 11.07.14 a las 12:53

La lección del Jero

En su libro De vidas ajenas, Carrère escribe que Jean Claude Romand se inventó un cáncer por la mala suerte de no poder tenerlo. Romand, el falso médico de la OMS que edifica una vida hasta que le explota en las manos, se fabrica también un tumor y espera que las células reconozcan esa verdad. Desechada la opción de que se convierta en médico, el cáncer es lo único que le queda para que no todo sea amputado. De ese modo la enfermedad sería lo único vivo dentro de él y podría decir, en circunstancias diferentes, lo de Fritz Zorn en Bajo el signo de Marte: «El cáncer es una enfermedad del alma de la que sólo puedo decir: es una suerte que finalmente haya hecho eclosión».

La lección del Jero, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 8.07.14 a las 15:51

El hombre que más se pareció a la Saeta

Fue en el Bernabéu, cuando Zidane hizo una ruleta que levantó al estadio. Di Stéfano se agitó y los que estaban junto a él juzgaron que desaprobaba la acción. Le gustaba la eficiencia y desconfiaba de las mayorías. Pero el genio exclamó: «Che, ¡parece la Saeta!». No era sólo un reconocimiento a Zidane sino a sí mismo, a algo que los títulos y la tiranía que ejerció en Europa durante años había difuminado: el virtuosismo, la clase, el talento que tenía cuando el balón llegaba a sus pies. Se le recordaba por fundar la leyenda del Madrid, y era tan grande ese recuerdo, y tan épica su misión, que ocultaba lo que siempre había sido Alfredo Di Stéfano: belleza en el campo, majestuosidad fuera de tiempo.

El hombre que más se pareció a la Saeta, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 26.06.14 a las 13:53

Costa Rica se sube a la ola

El sol aplastaba Pernambuco, con caravanas de veinte kilómetros para llegar al estadio, cuando Joel Campbell se fue disparado a la portería de Italia. Le asediaban restos de catenaccio, la dinastía exiliada de los azzurri. Al fondo esperaba Buffon, que estaba recibiendo por todos los lados. Campbell se paró un segundo a coger aire y enfiló a Barzagli y Chiellini. Al primero se lo llevó por dentro enseñándole el balón y embistiendo en el espacio al que llegó tarde el segundo, que lo arrolló como tren. Los italianos agitaron las manos diciendo “no, no, no” y el ábitro continuó brincando como si nada. Los ticos volvieron espantados a su campo.

Costa Rica se sube a la ola, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 25.06.14 a las 15:11

El enamorado de Sofía Albi

Luis Suárez murió para el fútbol dos veces. Una tras la separación de sus padres, cuando se quedaron solos seis niños, una madre y una abuela; él se puso de barrendero por las calles de Montevideo para echar una mano. La siguiente cuando su novia se fue a vivir con su familia a Barcelona. Desconectó en ambas ocasiones, se dedicó a beber y a pasar el tiempo en casa de amigos, sin pensar más allá. La chica lo empujó a luchar. Le enviaba mails en los que pedía que no dejase el Liceo, que estudiase para comprar un pasaje de avión y poder verse.

El enamorado de Sofía Albi, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 23.06.14 a las 4:19

Llegan los cronistas al estadio

Para los que no pueden jugar esta Copa, la FIFA ha organizado otra prueba mundial, que consiste en ver no quiénes llegan los primeros al estadio, sino quiénes llegan. Para los periodistas que no estamos en ninguna concentración y deambulamos por los aeropuertos, la competición degenera en una especie de Humor Amarillo en la que me toca, por predisposición natural, el papel de chino Cudeiro. En el partido inaugural terminé dando vueltas por la favela contigua, Copa do Povo, sin saber cómo salir mientras los chavales me ofrecían pinturas verdes y amarillas con las que ayudarles a pintar carreteras y postes de luz eléctrica. Para ese Brasil-Croacia intenté ir dos veces en taxi, otras dos en metro y acabé andando 10 kilómetros; cuando digo intenté quiero decir que llegué a estar subido y en marcha. No abundaré en detalles porque, como dicen los viejos de mi pueblo, aún estoy en edad de casar.

Llegan los cronistas al estadio, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 22.06.14 a las 12:01

La espalda de Maracaná

La noche del domingo 26 de abril Arlinda Bezerra das Chalgas, de 72 años, volvía a casa con su nieto de 10. Escuchó disparos, algo habitual en el complejo de Alemão. Se puso delante del crío para protegerlo y terminó tiroteada en las tripas, muerta. Un mes después, en una manifestación por la liberación de Romarinho, mano derecha del traficante Eduardo Ferreira, murió el mototaxista de 20 años Caio Moraes da Silva, padre de dos hijos, también en Alemão. “Los agentes tiraron a matar”, dijo un testigo. Este año han muerto cuatro policías de la unidad de pacificación tras ataques de bandidos, como se llama a los narcos.

La espalda de Maracaná, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 21.06.14 a las 10:23

Primera Copa sin Preto Velho

El bar no tiene nombre. Es una puerta que da a una taberna estrecha. Hay una mesa junto al ventanuco y otra frente a los servicios, donde el encargado, Adaílton Araujo, come un trozo de carne con puré de patata. Se lleva porciones a la boca mirando fijamente el precio puesto en la puerta de los baños, dos reales, como si rumiase cambiarlo.

Primera Copa sin Preto Velho, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 20.06.14 a las 21:08

Del Bosque y el amor

Poco después de convertirse en presidente del Madrid, Florentino Pérez recibió una petición de Vicente del Bosque: Flavio Conceiçao. El fichaje suponía un gasto superior a 4.000 millones de pesetas que Florentino veía con horror. Del Bosque y él iniciaron un pulso; ganó el técnico.

Del Bosque y el amor, en El Mundo


Comentarios Cerrados

Escrito el 19.06.14 a las 5:28

Cementerio de reyes

Fuera de Maracaná hay una ‘calçada da fama’, un lugar en el que se recuerda las huellas en cemento de los jugadores que construyeron aquí, con sus gestas, la leyenda de este césped sagrado. Pelé; Garrincha, Jairzinho, Ronaldo ‘Fenómeno’, Romario, Roberto Dimanita. Son 100 inmortalizados, seis de ellos extranjeros, como Eusebio y Franz Beckenbauer. ‘Rambo’ Petkovic también dio tardes de gloria al Vasco y las marcas de sus pies están grabadas junto al estadio.

Cementerio de reyes, en El Mundo


Comentarios Cerrados



© 2004–2009. todo el contenido de este blog está sindicado bajo una licencia creative commons.

feed rss. blog empujado por wordpress.